logo longtotravel logo longtotravel

Auténticos viajes a China sin intermediarios

Las terrazas de arroz de Longsheng Longji

terrazas de arroz de longji

Las terrazas de arroz de Longsheng Longji tienen 700 años de historia, construidas durante la dinastía Yuan.

Las terrazas del arroz, con inclinarse califican alcanzar 50 grados, sculpted por las generaciones de granjeros que comienzan en la dinastía de Yuan a formar las laderas en las pirámides agrícolas magníficas no desemejante de ésos encontrados en Guatemala o México.

Zonas a visitar en la ciudad

Las cuestas son infinitas en alcance y, en una altitud de 1.100 metros, parecen no tener ninguna parte inferior o pico. Es simplemente impresionante

. Las laderas que se han dejado incultas se roscan con agua de goteo, acanalada a partir de los resortes próximos para saturar los diagramas abajo, y se puntean con las tumbas de generaciones sobre las generaciones de agrarians, como ésos que usted verá todavía el trabajo en las terrazas.
Entre ellas son las minorías de piel morena de Zhuang y de Yao que, son identificables por el resplendence de su traje tradicional tejido a mano. Mientras que sus hombres caminan penosamente a través de las terrazas fangosas que siembran el arroz, las pequeñas mujeres vagan las trayectorias como los pequeños ejércitos rosados fluorescentes que venden artes y las materias textiles mantenidas las cestas de mimbre atadas con correa en sus partes posteriores. Sus earlobes perforados cuelgan con los aros de la plata, y su pelo, hace mucho tiempo nacimiento crecido, se mantiene envuelto en sus cabezas. Para una pequeña suma sin embargo, desharán feliz su nudo para demostrar su pelo que conecta en cascada al suelo.
La trayectoria ondulada continúa encendido, con cada curva revelando grandezas y vistas agrícolas de la belleza incomparable. Tarde en el día, cuando la luz de oro de la oscuridad ilumina las terrazas con forma de cinta, tráfico de la hora punta de Longji del encuentro de los viajeros; granjeros que descienden en las aldeas periféricas con los celemines de cañas y de leña lanzadas con una honda sobre sus hombros, junto a los bueyes ocasionales que pastan en la trayectoria. Ésa es vida en la cima de la montaña brumosa, en donde el tiempo todavía ha representado los últimos 700 cientos años.

Una de las imágenes que más se repiten sobre China son los arrozales de Longji. No es de estrañar que estas peculiares terrazas cuenten con un lugar de privilegio en la fotografía turística de China por su belleza natural.

Longji es bello en cada una de las estaciones del año con sus infinitos colores que cambian de tonos a capricho del sol y de los elementos. Longji, se traduce literalmente como “la columna vertebral del dragón”, puede que por su forma, por su verde intenso primaveral o porque en China no solamente los restaurantes tienen nombre de dragón, también las montañas.
Longji se sitúa en la provincia autónoma de Guangxi, cerca de Guilin. Excelente ubicación para matar dos pájaros de un tiro y visitar dos de los entornos naturales más bellos de China. Longji no son solamente panorámicas espectaculares.

 

Las terrazas de arroz de Longsheng Longji tienen 700 años de historia, construidas durante la dinastía Yuan, representan un ejemplo de la inteligencia de la minoría étnica Yao (habitantes de estas tierras junto a otras minorías) al adaptar terrenos montañosos y agrestes para el cultivo de arroz mediante el sistema de terrazas. La minoría Yao vive en unas preciosas casas de madera que se adaptan al terreno y dibujan un paisaje de ensueño. Las mujeres de esta minoría se caracterizan por tener una larguísima melena que se recojen en un tipo de moño muy especial. Por último comentar, que en esta zona hay dos lugares para ver las terrazas: Ping´an y Jingken.

Desde Yangshuo nos dispusimos a llegar hasta una de las maravillas que ofrece la provincia de Guangxi , las terrazas de arroz del espinazo del dragón. Estos campos de arroz se conocen con varios nombres: las terrazas de Longji o las terrazas del espinazo del dragón. El paisaje que presentan estos campos de arroz cultivados en pequeñas terrazas escampadas por las laderas de las montañas es único, de una belleza sublime con la salida y la puesta del sol.
Esta segunda excursión es la que hicimos nosotros y fue una de las mejores experiencias del viaje, atravesar algunos pueblos, campos de arroz y sobre todo entrar en contacto con la gente del lugar con una sonrisa o simplemente una mirada.
desde allí, después de una espera de dos horas que aprovechamos para dar un paseo por el pueblo, nos subimos a un minibÚs que nos dejó en  Ping’an, pueblo de minoria zhuang. Bueno, no exactamente en Ping’an sino en la base del pico de montaña donde se ubica. El Último tramo hay que hacerlo a pie ya que la carretera no llega hasta la pequeña aldea.
Nuestra impresion al llegar no pudo ser mejor: casas de madera entre colinas, caminitos de piedra y un paisaje de bellas terrazas de arroz que lo rodeaba todo. Esa misma tarde nos lanzamos a recorrer los caminos entre arrozales, viendo como los campesinos/as trabajaban la tierra y como las terrazas dibujaban un panorama unico. La belleza del lugar no podia hacernos olvidar sin embargo la dura realidad de un campesinado en busca de tierras de cultivo y el tremendo esfuerzo de generaciones para conseguirlas. Estabamos en una zona de montañas y elevadas colinas cuya pendiente impide su cultivo. Por ello el campesinado chino ha tenido que ir modelando pacientemente el paisaje, talando y desbrozando el suelo, creando pequeñas terrazas para superar la pendiente, labrando estas minusculas parcelas, poniendo en marcha un complejo sistema de regadio que permite su irrigacion y construyendo los accesos pertinentes entre ellas. Todo un monumento al ingenio y a la perseverancia de estas gentes.
Alli habita la etnia Yao, facilmente reconocible por las vistosas vestimentas de sus mujeres y por el hecho de que estas se dejan crecer larguisimas cabelleras que llevan recogidas sobre la cabeza. Se trataba de una casa tradicional de dos pisos, el inferior donde se encontraba el hogar, y el de arriba, una especie de desvan-pajar donde imaginamos que dormiria la familia. No habia baño en la casa pero por supuesto no faltaba la television. Las mujeres nos ofrecian sus bordados y los manteles y demas tejidos hechos por ellas mismas. Por poco dinero sabiamos que ayudabamos a la economia de esas familias y al mismo tiempo nosotros nos llevabamos unos recuerdos artesanales fabulosos
Ese dia queda registrado en su memoria como uno de los mas especiales de su viaje por China.

VER MÁS CIUDADES DE CHINA

VER MÁS TOURS Y VIAJES A CHINA

atencion al cliente

Tu nombre (*requerido)

Tu Email (*requerido)

Email adicional o reescribe tu email


Vamos a viajar personas desde

en el mes de aprox.


Please leave this field empty.

Quiero los detalles del tour:

Cuentanos tus ideas sobre el viaje: